Por Favor, Pase Adelante!

Bienvenidos al Hospital Para El Alma!

Hoy en día, la mayoría de nosotros los seres humanos buscamos perseveranteMENTE en fuentes externas las respuestas a tantas preguntas existenciales que revolotean en nuestras MENTEs, cuando esas respuestas sólo podemos encontrarlas en nuestro propio universo interior.

La mayoría son preguntas de vital transcendencia para cada uno individualMENTE, y cuyas respuestas definen, en mayor o menor grado, qué tan satisfechos nos sentimos de vivir. Las respuestas que encontramos, o hemos encontrado a nuestro paso, pertenecen a otros que sencillaMENTE se atrevieron a expresarlas públicaMENTE.

En el Hospital Para El Alma encontrarás pautas y/o consejos para ayudarte en la búsqueda de TU Verdad. Te invitamos a pasar; a sentarte tranquilaMENTE en el lugar que prefieras, y leer lo que se ha escrito, con el propósito de que finalMENTE la encuentres.

DEMiSDETi (Dios En Mi Saluda Dios En Ti).

Friday, November 9, 2018

Propósito vs. Karma, Experimento vs. Experiencia



El objetivo de este artículo es analizar las enseñanzas que siguen para comprenderlas, para absorberlas, al punto de apropiarnos de éstas, y nunca con la finalidad de contradecirlas, o invalidarlas. La manera más efectiva que podemos ejecutar/practicar algo es cuando lo aprendemos y comprendemos a cabalidad.

Basándome en las enseñanzas del propio Neville Goddard, he llegado a la conclusión de que él obviaba la influencia innegable y evidente que tienen las encarnaciones anteriores en la presente. Él partía de “borrón y cuenta nueva” porque hay que partir de cero para transformarse, tal y como le explicó el Maestro Jesús a Nicodemo (Leer Evangelio de Juan 3: 1-21)

Sin embargo, las anteriores experiencias, entiéndase, las otras vidas, tienen que tomarse en cuenta porque son el origen del inconsciente actual de un individuo, en cierto grado del subconsciente, aunque el primero es más difícil de trabajar que el segundo porque es la memoria que se "pierde" una y otra vez, cada vez que se encarna. Sin duda alguna, el inconsciente es un factor determinante en/de/para las experiencias presentes.

Neville declaraba enfáticamente "No importa! Puedes transformar tu mundo” … independientemente de esta obvia influencia, agrego. Él asume que todos podemos desdoblarnos, y tener sueños vividos, entrar en el estado de vigilia, que no es más que entrar en una dimensión del mundo astral.

Ciertamente es nuestra elección única/personal/individual vivir lo que queremos vivir, que es otro detalle que debemos tener en cuenta a la hora de cuestionar lo que está sucediendo en nuestras vidas.

Decidir experimentar cierta(s) condición(es) o circunstancias, la(s) que sea(n), es una decisión personal, el ejercicio del libre albedrío, tu estilo de aprendizaje único, las condiciones que quieres experimentar. Es posible que tus experimentos, que se traducirán al final en aprendizaje, les parezcan malos, feos, dolorosos, sin sentido, a los demás, pero es lo que quieres, sin definir aquí y ahora la influencia que tiene tu inconsciente en este asunto.

Aquí la definición de "malo" y "bueno" es relevante y relativa porque lo que es malo para uno puede no serlo para otra, y lo mismo se aplica a "bueno". ¿Quién eres para decirle a alguien que no experimente algo que te parece algo carente de sentido o dañino?

Ejemplo: Te decides ir al Polo Norte, pero a los demás le parece que irte a explorar esas condiciones de vida es una locura, pero para ti es la experiencia soñada. Yéndonos un poco más lejos, ignoramos si es parte de tu aprendizaje como alma, tu elección antes de encarnar, porque es sabido que nacemos con un propósito, porque ninguno vinimos a este mundo porque sí (creo que ni a este mundo, ni a ningún otro). Las manifestaciones tienen su razón de ser, incluyendo la de simplemente ser.

El desear conscientemente experimentar algo diferente al propósito de tu encarnación presente no invalida tu plan de acción para el cual encarnaste. He aquí un ejemplo ilustrativo:

Tienes el don de la mediumnidad. Esa es tu misión en esta encarnación presente, total o parcialmente. Ciertamente puedes negarte a ser/hacer(lo) porque se te ocurrió (re)modelar tu vida en el presente. Sin embargo, esta remodelación no anula tu propósito, que es servir a la humanidad como medium, sino que lo deja pendiente, y eso es algo que debe ser evitado a toda costa.

Honrar el compromiso de vida, el contrato por encarnación, la evolución de nuestras almas... honrar todo lo que YO SOY. Honrar todo lo que expresas, que quieres por pura voluntad experimentar, no significa que hayas olvidado que eres el Hecho y también el Hacedor, que lo que manifiestas es menos que el manifestante que tú eres/Yo Soy, que la Consciencia es mayor que lo que conscientemente se expresa.

Es el principio, es inmutable, es la verdad. Simplemente, te comprometiste con un plan y debes honrarlo. ¿Puedes modificar algunas partes? Es posible, pero sin cambiar la esencia. Es como cuando "Dios" le dice a "Satanás" en Job 1:12: "Tienes permiso para hacer con su riqueza lo que quieras; pero no lo perjudiques en su cuerpo". (Te invito a leer con detenimiento ese primer capítulo del libro de Job en el A.T.)

En resumen, amad@ amig@, herman@ en Cristo, Luz de Luz, esencia divina, nuestra complejidad es compleja, valga la redundancia. Podemos aplicar las enseñanzas de Neville Goddard partiendo de cero, desde aquí y ahora, para objetivar/materializar cosas, y posiblemente modificar… solo eso, modificarlo… nuestro compromiso previo como alma en evolución.

Neville, citando a Pablo, tenía como objetivo alcanzar el estado crístico, pero reconocía que la mayoría de las personas querían objetivar/materializar cosas del César, mientras él las dejaba a un lado, o las consideraba consecuencias de buscar primero el Reino de Dios. 

Estás consciente de ello aquí y ahora, pero no puedes invalidar en lo absoluto el propósito de este experimento que elegiste antes... puedes desestimarlo, pero no invalidarlo. NO estoy hablando del karma porque ya sabemos que ese sí podemos transmutarlo, y creo que las enseñanzas de Neville son poderosísimas en este sentido. Propósito es diferente a karma, como experiencia es diferente a experimento, aunque tienen el mismo común denominador: Yo Soy.

Recapitulando, tu propósito es servir de canal para... tu karma es reivindicarte en todos los aspectos... tu propósito al encarnarte debe ser honrado, sostenido, completado, sino generas karma porque lo dejas pendiente... tu karma puede ser modificado, transformado, incluso liberarte de éste gracias a ciertas dispensaciones celestiales, y a enseñanzas como la de Neville, como las del Maestro de Maestros.

Por todo esto y más, debemos abstenernos de juzgar, de criticar, de emitir opiniones, de cuestionar, a TODO MUNDO, aún más las almas que no vibran similarmente a las nuestras porque no han despertado. Debemos bajar o subir a los niveles de consciencia de nuestros semejantes, tal y como el Maestro Jesús aceptó encarnar (¡vaya decisión!) para allanar el camino. Jesús es un ejemplo perfecto de lo que aquí he escrito. Su propósito de encarnación se mantuvo hasta el final, más sus milagros fueron los experimentos de su divinidad en este plano denso y corrupto (en informática, un archivo dañado o archivo corrupto es un archivo informático cuyo contenido lógico está organizado físicamente de una manera no apropiada, faltan datos o estos no son válidos, provocando mal funcionamiento en las distintas aplicaciones que hacen uso de él, o la incapacidad de consultarlo por parte del usuario).

Aquí concluyo mi disertación. He creado para mí el balance entre SER y HACER. Comprendo más claramente mi propósito y mi karma, mi razón de estar en la carne ahora, y mis experimentos estando encarnada, del cual derivan mis experiencias. YO SOY el Creador, YO SOY Dios, experimentando en la carne, en este plan-eta, en esta dimensión. YO SOY pura energía, y YO SOY responsable de toda mi creación, y así lo demuestro al amar incondicionalmente.

Saturday, July 2, 2016

Espíritus Con Cuerpos

"... y quien realmente eres, es una consciencia superior a tu forma terrestre. Solamente esta simple idea -que no eres un ser basado en el ego sino mas bien Energía Divina en forma física- ayudará a reajustar tu energía." 


La cita anterior fue extraída del libro "Excusas Begone", pag. 85, escrito por el Dr. Wayne Dyer, y la elegimos como encabezado porque es de valiosa trascendencia que comprendamos, asimilemos, captemos, nos demos cuenta, de una vez y para siempre, quiénes somos, o qué somos, porque en la medida que esto sea así, en esa misma medida todo nos será posible, gracias a que ejercitaremos las cualidades inherentes propias de nuestro verdadero y divino origen.

Si bien es cierto que la mayoría de los seres humanos estamos familiarizados con la frase de Génesis 2:7 "Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente", se nos escapa la sólida observación que Dios hace en Génesis 3:22: "...Ahora el hombre es como uno de nosotros, pues conoce el bien y el mal...".

Lo primero que debemos hacer al levantarnos cada día es recordar estos hechos... "Dios me hizo a Su Imagen y Semejanza"... "Dios afirmó que yo era como uno/a de ellos porque conozco el bien y el mal"..., pero también al acostarnos y cada vez que nos descubramos a nosotros mismos pensando en limitación y carencia, de lo que sea, pues nosotros procedemos de un lugar donde la carencia/la necesidad/la falta de... (lo que sea!) simplemente es imposible, no existe!

Porqué se ha popularizado el yoga? La meditación? Los ejercicios de relajación utilizando la técnicas de respiración? Porque todas estas prácticas nos re-conectan con Dios, la Fuente Suprema de Todo lo que EXISTE, de Todo lo que ES, y de la cual provenimos. Puedes re-asimilar esta verdad?

"Yo Soy un espíritu envasado en este cuerpo físico."

Repite la frase anterior como un mantra, como se repiten las oraciones mientras se hace un Rosario a la Virgen María y, sin una infinitésima gotita de duda, serás tu propio testigo y el testimonio mismo de cómo tú y tus circunstancias mutan hasta manifestar lo que tanto has anhelado.

"Yo Soy El Que Yo Soy me acompaña en este mundo de las formas eternamente, me protege, y me prospera."

Amén!


Wednesday, March 9, 2016

LA MÚSICA QUE LLEVAS DENTRO

  De todos los temas de los que podemos ventilar por aquí, considero éste uno de los más importantes, tan importante que desearía que la mayoría de mis lectores, en esta ocasión, fueran niños y/o adolescentes, ya que son los adultos del mañana. Por qué este ínteres?
  Porque durante nuestra infancia, oímos a los adultos a nuestro alrededor hablar de trabajo, empleo, profesión, oficio; hablando de “ganarse la vida” (interesante expresión… desde aquí ya se inician nuestros patrones de pensamientos equivocados), porque hay que “hacer dinero” para vivir (traducción literal del inglés “making money”; si todos “hiciéramos dinero”, nadie sería pobre, verdad?).
  También, desde que nuestra memoria comenzó a registrar nuestras experiencias, observamos a Mamá y Papá quejarse de tanto trabajar con regularidad. Es decir, que en la mayoría de los casos, trabajo/empleo era sinónimo de una obligación acompañada de pesar o de sacrificio, porque “no había de otra” y había que comer y pagar la renta/hipoteca, entre otras cosas. Es decir, que trabajar era, o es, la fuente para generar ingresos más común para sufragar los gastos básicos del diario vivir, excluyendo de esta ecuación el disfrutarlo al mismo tiempo.
  Si nos sentamos a meditar al respecto, llegamos a la conclusión de que el trabajo/empleo resulta ser –de nuevo, en la mayoría de los casos- una obligación no-deseada, una imposición social (si no trabajas, la gente se cuestiona de qué vives, y tu status social se pone en tela de juicio), además de ser el modus vivendi que te ofrece seguridad/estabilidad aunque implique falta de satisfacción. Nuestros padres/guardianes/tutores nos educan con esta mentalidad: la mentalidad de que el trabajo es un deber obligatorio, y que si no trabajamos, cómo carajos vamos a vivir.
  Hasta ahora hemos resaltado el patrón de pensamiento común y corriente. Vamos hablar ahora de la excepción de este patrón. En muy raras ocasiones, teniendo en cuenta el número de almas que habitan este planeta, nacen genios, personas especialmente talentosas, seres humanos con super poderes, individuos intelectualmente brillantes, y precisamente por ser extraordinarios, pensamos que son prodigios de la Madre Naturaleza, que estos seres nacieron para ser y hacer lo que hacen, y que no tienen otra opción que cumplir con su “destino”.
  Me ha tomado 50 años darme cuenta de esta equivocación, que nos ha costado la alegría y la satisfacción de vivir, y es por esto que escribo hoy este artículo, con la esperanza de que una madre, un padre, el tutor de ese pequeñ@ niñ@, lo lea y lo ponga en práctica, motivando a su(s) hij@(s) a desarrollar su(s) talento(s).
  Todos, absolutamente TODOS, hemos nacido con uno o más talentos, sin ninguna excepción. Talentos que van desde los de un Einstein hasta los de un Jack El Destripador (sí, hasta para ser asesino en serie el talento es imprescindible). Así de simple!
  Nos programan de tal manera cuando somos niños que nuestros talentos quedan rezagados/adormecidos, y en ocasiones nos tachan de que nos “falta un tornillo” si llegamos a ser lo suficientemente perseverantes y continuamos en lo mismo. Cuántas personas hemos escuchado decir: “Pero mi padre/madre me dijo que NO PODÍA SER o HACER ESO”?
  Y ahí nos quedamos, pensando que algo anda mal con nosotros porque soñamos con hacer eso que para nuestros progenitores o los adultos que nos cuidan es una insensatez, una locura, una idea que no tiene cabellos (descabellada, Ja!). Y nos RESIGNAMOS a ir a la universidad, o a la escuela técnica, para graduarnos de alguna profesión u oficio que nada tiene que ver con nuestros talentos, porque los viejos dicen que esa es la forma correcta de “ganarse la vida”. Así se engavetan sueños y anhelos, y la motivación de vida se evapora, y el/los don(es) con el/los que nuestro Divino Creador nos invistió se disfraza(n) de olvido, muriendo eventualmente en/con nosotros.
  NO, NO, y NO!!! Aún estamos a tiempo porque nunca es tarde si la dicha es buena! Y la dicha de realizar nuestros sueños SIEMPRE es buena, saludable, positiva, motivante. AÚN ESTÁMOS A TIEMPO!
  El párrafo anterior es para aquellos que sí saben YA (o desde siempre) cuál(es) es/son ese/esos talento(s). Para los que aún están indecisos, solo tienen que hacerse la siguiente pregunta: QUÉ HAGO QUE CUANDO LO HAGO EL TIEMPO Y EL ESPACIO DEJAN DE EXISTIR? Sin lugar a dudas, ESE es tu talento! (o al menos, uno de ellos). Por ejemplo, para esta servidora, el tiempo no existe cuando escribe. Solo escucha sus pensamientos, disfruta profundamente el proceso de editarlos, sintiéndose realizada y feliz al concluir su obra.
  El hecho de ejercer nuestros talentos y compartirlos con el resto de la humanidad, origina una serie de “síntomas” saludables y beneficiosos para nosotros y para todos los que nos rodean. Hay varios artículos al respecto en la red, que se pueden resumir en las siguientes líneas:
Cuando somos/estamos felices, nuestros organismos liberan hormonas que emanan ese estado sublime en el que estamos, y las personas que nos rodean lo perciben, beneficiándose indirectamente de éste. Es decir, que ese estado exclusivamente personal tiene “efectos secundarios” tanto en nosotros mismos como en los demás, repercutiendo en nuestro ambiente superlativamente.
  Alguna vez has exclamado: “Me encanta estar con (…) porque siempre está feliz!” o, mejor aún, “Me encanta estar con (…) porque ME HACE SENTIR feliz!”? Y es que literalmente es así. Las personas felices “embriagan” a los demás sin ni siquiera intentarlo. La siguiente es una burda comparación pero un tanto precisa: Has escuchado la expresión “está en celo” o “está en calor”, haciendo referencia al animal hembra cuando está lista para aparearse y procrear? Los machos de su misma especie suelen literalmente “olerla”, pronosticando así su tan esperado apareamiento. Podemos decir que lo mismo ocurre cuando somos/estamos felices. La gente nos "huele"!
  En resumen, te invito a descubrir tus talentos. Defínelos, cultívalos, compártelos. Aquello que, sin duda alguna, te encanta, te fascina, y eres capaz de ser/hacerLO con poco o ningún esfuerzo, es tu TALENTO. Los beneficios son innumerables y todos positivos. Tu(s) talento(s) es la música que llevas por dentro. No mueras sin que los demás la escuchen y disfruten.

  Finalmente, vas a SER FELIZ!


~ DeMiSDeTi ~